Deliciosas recetas

que van con tu cocina

Deliciosas recetas

que van con tu cocina

La cebolla y su historia

La cebolla y su historia

Categorías

Blog

La cebolla y su historia

18 September 2019
De temporada

La cebolla es una hortaliza de la cual consumimos su bulbo. Se cree que se originó en Asia Central e hizo su entrada en Europa gracias a los griegos y romanos. Tiene un sinfín de propiedades y beneficios para nuestra salud y es muy conocida por su acción bactericida, también permite mantener el balance en nuestro organismo si se consume de forma frecuente.

Su cultivo se puede dar en una amplia variedad de climas, desde templado hasta tropical, necesita suelos buenos y ricos para su crecimiento, especialmente suelos con bastante arena, pero también limo y arcilla.

La cebolla forma su bulbo en la primera etapa de su crecimiento y las flores en la segunda. La temperatura óptima para su crecimiento se encuentra entre los 15 y 20ºC. La duración de este periodo puede variar según el clima, pero generalmente pasan de 130 a 175 días desde la siembra hasta su cosecha.

Actualmente la producción mundial de cebollas se encuentra en 46.7 millones de toneladas provenientes de 2.7 millones de hectáreas cultivadas.

Calidad de la cosecha

La calidad de la cebolla está determinada por cómo fue cosechada y el cuidado que tuvo durante el proceso. En la época en la que sus bulbos se están formando, las cebollas deben estar a pleno sol. En general su cultivo necesita poco riego de agua e incluso, se recomienda dejar de regarlas 20 días antes de su cosecha.

Para su recolección se debe llevar a cabo todo un proceso cuidadoso, desenterrando primero una parte del bulbo para así iniciar su secado. Luego, se desentierra por completo y se deja secando al sol sobre la tierra por 2 semanas.

La cebolla en nuestros productos

En MAGGI® trabajamos siempre buscando preservar la naturalidad y calidad de nuestros productos. Mediante la técnica secado con aire, procesamos la cebolla, sin químicos ni aditivos, para incorporarla como ingrediente de nuestros sazonadores, salsas, sopas, entre otros.

Luego de lavadas y preparadas, son puestas en una cinta transportadora donde se aplica calor por ventilación, luego se evapora toda el agua de la cebolla para así evitar el crecimiento de organismos vivos. Después de este proceso obtenemos un ingrediente seco, ¡listo para ser usado!

Si quieres conocer más sobre la naturalidad de nuestros productos haz clic aquí.

Dejanos un comentario